La redacción de una tesis doctoral es una ardua tarea que requiere de muchas horas de concentración y elevadas dosis de disciplina. De hecho, quienes consiguen llegar a esta fase y superarla con éxito suelen hacerlo al límite de sus fuerzas y capacidades.

No es de extrañar. ¿Cuántas páginas forman parte de una tesis doctoral? Más de 500. ¿Imagina escribir esa ingente cantidad de texto? Seguramente, por el camino, el autor de la tesis habrá dejado errores sintácticos, alguna que otra falta de ortografía e incluso frases incompletas. Ya sabe lo que dicen: no hay peor corrector que el propio autor de una obra, sobre todo cuando el tiempo apremia.

Por eso, si se encuentra usted a punto de finalizar la redacción de su tesis doctoral o acaba de hacerlo, debería contar con el apoyo de un profesional en redacción y corrección de textos académicos que pueda detectar todos esos errores y eliminarlos. De esta forma, podrá presentar un trabajo impecable y a la altura del esfuerzo invertido en todas y cada una de las fases de elaboración de su proyecto de investigación.

No deje que un puñado de erratas e incongruencias lastren la nota final de su trabajo.

Corrección del texto académico, tan importante como todo lo demás

Antes de ponerse a redactar cientos de páginas, los futuros doctores y doctoras habrán tenido que enfrentarse a todo un proceso de concepción, diseño y ejecución de su proyecto de investigación que, presumiblemente, les habrá llevado varios años.

Este proceso consta de varias fases que podemos consultar en cualquier manual acerca de cómo hacer una tesis doctoral; sin embargo, en muchos de ellos se pasa por alto la fase de corrección y la de acomodación del texto a la estructura y formato exigidos por la institución académica que avalará la tesis en cuestión. Ambas, tanto la corrección como la adecuación de la estructura y el formato son tan importantes como la propia redacción, ya que un error de coherencia o cualquier tipo de falta de ortografía podrían dar al traste con varios años de esfuerzo y trabajo consumado.

Así, una correcta enumeración de todas y cada una de las fases importantes en la elaboración de una tesis doctoral debería quedar así:

– Elección del tema.
– Elección del tutor o tutores y del director o directores.
– Establecimiento de un plan de trabajo.
– Proceso de documentación exhaustiva (recopilación de datos, búsqueda de fuentes, etc.).
– Parte experimental.
– Análisis de datos.
– Organización de resultados y de toda la documentación adquirida y generada.
– Diseño de la estructura de la tesis.
– Redacción.
­– Traducción (en el caso de tesis doctorales bajo la fórmula “mención internacional en el título de doctor” o “tesis en régimen de cotutela internacional”, en las cuales se debe presentar, al menos, el resumen y las conclusiones en ese idioma).
– Maquetación en función del formato exigido (márgenes, encabezados, tipo de letra, pie de página, sistema de referencias, bibliografía, citas de apoyo, etc.).
– Encuadernación.
– Defensa pública.
– Publicación.

En Corrector Oportet podremos ayudarle en la adecuación de la estructura, redacción, maquetación, encuadernación y publicación de su tesis doctoral. Le brindaremos toda nuestra ayuda en la recta final de su largo periplo.