Cuando un escritor o escritora contacta por primera vez con un corrector profesional de libros y este le pregunta por el tipo de corrección que necesita para su texto, la mayoría no sabe qué contestar.

¿Qué tipos de corrección existen? Es lo primero que pregunta; lo segundo: ¿cuál debería contratar?

En Corrector Oportet, explicamos a los autores y autoras que nos llaman o escriben todo lo que podemos hacer por su libro en servicios de corrección.

Les indicamos que pueden contratar la corrección de estilo y contenido de su obra, la corrección ortotipográfica o ambas. La primera, dedicada a solventar problemas de coherencia, expresividad, léxico, etc.; la segunda, a constatar que el contenido cumple todas las normas ortográficas y tipográficas. La mayoría de escritores y escritoras ha oído hablar de ambos servicios o comprenden a la perfección el objetivo de cada uno.

Cosa distinta ocurre cuando los asesoramos sobre la idoneidad de contratar la corrección de pruebas de su libro; llegados a este punto, la mayoría pregunta en qué consiste.

La corrección de pruebas: máxima calidad lingüística

Un corrector de libros asume la corrección de pruebas cuando el texto está ya maquetado y listo para publicar.

El profesional debe entonces comprobar aquellos pequeños desajustes o errores que se hayan producido en la fase de «montaje» del texto, es decir, al volcarlo sobre la aplicación de diseño empleada (normalmente Adobe InDesign o QuarkXPress) para trabajar en la edición gráfica.

Esta fase de verificación o control de calidad del libro atiende los aspectos más visuales del contenido para garantizar que todo está en su sitio, que ningún elemento ha sufrido transformaciones erróneas de manera involuntarias: índice, títulos, viudas, pies de foto, información gráfica, rosarios, recorte de palabras, etc.

Podríamos decir que la corrección de pruebas protagoniza la tercera y última fase en un proceso íntegro de verificación de una obra, debe ocupar el último lugar, siendo la corrección de estilo y ortotipográfica anteriores y no simultáneas; de lo contrario, estaremos perdiendo un tiempo valioso, ya que la maquetación del libro sufriría cambios importantes que deberían ser subsanados.

De hecho, este tipo de corrección suele llevarse a cabo en un PDF o ejemplar impreso en papel, es decir, tal y como llegaría a manos del consumidor, y con lapicero rojo en mano.

Ahora que ya sabe que la corrección de pruebas marca la diferencia en la edición de un libro y hace de la corrección un servicio integral, de gran calidad e impecable, ¿va a prescindir de ella? Seguro que no. Contacte con nosotros y le informaremos detalladamente sobre nuestros servicios de corrección.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email