¿Por qué eludir un paso previo a la publicación, imprescindible, si de ello depende la reputación de toda una corporación municipal? Habría que preguntárselo a sus responsables.

Quizás algunos o algunas de ustedes ya conozcan la noticia: el Ayuntamiento de Palma ha cometido tantas faltas de ortografía en su programa de fiestas que, al final, ha tenido que retirarlo ante la presión de la crítica. Si en el consistorio mallorquín hubieran confiado sus contenidos a un servicio de corrección de textos profesional, se habrían ahorrado la polémica y el mal trago de rectificar.

La noticia, de la que se han hecho eco varios medios nacionales como eldiario.es o elmundo.es, no deja de resultar sorprendente.

La versión en castellano del programa de Sant Sebastià, la fiesta mayor de Palma, concretamente la carta firmada por el alcalde Toni Noguera, contenía no solo faltas de ortografía y errores gramaticales del tipo «en el programa también hai espacio», sino que deja al descubierto una pésima traducción del mallorquín que, dudamos, haya realizado un profesional, y es que, un experto traductor, al igual que un experto corrector, jamás hubiera dejado que el alcalde se despidiese como un «Muchos de años!», expresión seguramente (mal) traducida de «Molts d’anys!». ¿Es que nadie revisó ese texto antes de maquetarlo sobre el programa? Claramente, no.

La concejala de Participación Ciudadana y Coordinación Territorial, Eva Frade, tampoco sale bien parada con su carta.

Cierto es que los responsables del ayuntamiento han pedido disculpas, han señalado que las prisas han sido el problema y han retirado el programa de la web municipal; sin embargo, no hemos sido capaces de encontrar el programa en castellano, esta vez bien escrito.

Esperamos que tanto este como muchos otros consistorios hayan aprendido la lección: por mucha inteligencia artificial que Google incorpore a su motor de búsqueda y aplicaciones para corregir las faltas de ortografía, automatizar el proceso de corrección o para traducir, las nuevas tecnologías nunca llegarán a ser tan efectivos como una persona dedicada a las correcciones profesionales de textos.

Así que si está usted preparando el programa de fiestas de su barrio, pueblo o ciudad, no lo olvide: corrija antes de publicar. Y si no cuenta con expertos en el ayuntamiento, delegue en profesionales que sí sepan hacerlo: lo agradecerá.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email