El pasado 27 de octubre tuvo lugar el Día Internacional de la Corrección o Día del Corrector de Textos.

Efectivamente, tan ilustre tarea reivindica para sí un día propio de celebración. Será que los servicios de corrección de textos son, objetivamente, tan importantes como defendemos quienes nos dedicamos a esta actividad de manera profesional.

De hecho, para conmemorar dicha efeméride, correctores de toda España nos dimos cita en la tercera edición del Encuentro Nacional de Correctores (ENC3) que este año tuvo lugar el sábado 26 en la ciudad de Zaragoza, concretamente en el Centro Joaquín Roncal CAI-ASC, para hablar de los retos de la corrección profesional de textos en un mercado cambiante.

Y es que, hechos cada vez más palpables hacen necesaria la revisión constante de un proceso de corrección que ha de evolucionar y adaptarse para preservar, ahora más que nunca, la calidad del mensaje. Nos referimos a la creciente demanda de e-books o de audiolibros, al uso de extranjerismos, a la autoedición por parte de amateurs cada vez más experimentados, al empleo constante de las redes sociales o a la implementación de los recursos digitales.

La corrección de textos ante los nuevos retos digitales

No cabe duda de que la palabra escrita está ahora más presente en nuestras vidas, mucho más que en la década de los 90, cuando la mensajería instantánea estaba en pañales, descubríamos los SMS y el correo electrónico, y éramos incapaces de imaginar tan siquiera una nueva sociedad embelesada con las redes sociales.

Ahora, medios de comunicación de todo el mundo y pequeñas, medianas y grandes empresas ven como su reputación o el éxito de su relación con el consumidor dependen enormemente de la calidad del mensaje escrito que lancen. En este nuevo «estado de las cosas», donde las erratas no están permitidas, los servicios de corrección de textos son imprescindibles.

De todo esto y mucho más conversamos los profesionales que nos dimos cita la semana pasada en Zaragoza, de cómo converger hacia un nuevo escenario que nos necesita y nos demanda con mayor apremio y exigencia.

Por cierto, que la fecha del 27 de octubre no es casual, se trata del día en que nació Erasmo de Rotterdam (1467-1536), ilustre corrector, aunque fuese esta faceta la menos conocida del humanista holandés.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email