Si va a publicar un libro por vez primera, seguramente se habrá vuelto loco con los códigos numéricos para la identificación de publicaciones. No es para menos: ISBN, ISSN, ISNI…, todos se parecen; la cuestión es para qué sirve cada uno de ellos.

El código ISNI, más útil de lo que parece a la hora de publicar un libro

El ISNI (International Standard Name Identifier) nos ayuda a identificar autores concretos por su nombre o pseudónimo y entidades. Se trata de un código estándar abierto que vendría a identificar a los creadores de la misma forma que el código ISBN, quizás más conocido, identifica una obra específica.

Y no solo sirve para la identificación correcta de escritores y escritoras en el mundo editorial, también de traductores, ilustradores, editoriales e incluso otros artistas como fotógrafos, actores o inventores.

Algunos profesionales dudan sobre la valiosa herramienta que supone el uso normalizado del ISNI; sin embargo, piense por un momento en la cantidad de autores que existen en el mundo con el mismo nombre o con apellidos casi imposibles de deletrear porque, provenientes de otros países, no estamos acostumbrados a ellos.

En los casos anteriores, un código numérico único e intransferible resolvería todos nuestros problemas a la hora de buscar o catalogar a un autor a nivel internacional, e incluso nos ayudaría a mitigar errores de atribución o problemas a la hora de identificar derechos de autor.

En España, es la Biblioteca Nacional de España la entidad responsable de registrar el ISNI, no solo para los autores y autoras de nuestro país, sino para los de toda Hispanoamérica.

ISBN, imprescindible en el mundo editorial

El ISBN (International Standard Book Number) es otro código normalizado internacional, esta vez para libros.

Compuesto por 13 dígitos, identifica una obra específica, en concreto a su autor, título, edición y formato.

Se trata de una herramienta valiosísima que emplean hoy en día editoriales, bibliotecas, librerías físicas y digitales, catálogos, etc., para la búsqueda, registro y gestión de ejemplares. De hecho, en algunos países es requisito para la publicación de una obra y su salida al mercado, aunque sea de forma gratuita.

Para solicitar el ISBN, debe contactar con la Agencia Española del ISBN. Si, como escritor, trabaja usted con una editorial, será esta la que se encargue de dicho trámite.

Diferencias entre el ISBN y el ISSN

No es extraño que surjan dudas acerca de estos dos códigos que, a menudo, vemos juntos.

La gran diferencia entre el ISBN y el ISSN (International Standard Serial Numberes) es que el primero se asigna a publicaciones monográficas y el segundo a publicaciones seriadas, una cualidad que los convierte en compatibles y complementarios, ya que en el caso de series monográficas, el primero publicará cada uno de los volúmenes, y el segundo, la serie completa.

Podrá realizar la solicitud del ISSN también a través de la sede electrónica de la Biblioteca Nacional de España.

Desde Corrector Oportet esperamos haberle ayudado a aclarar sus dudas respecto a los principales estándares en el mundo editorial. Si va a publicar un libro, es importante que los conozca todos, aunque confíe su gestión a una editorial especializada.