Con las elecciones generales a la vuelta de la esquina, la propaganda electoral pronto comenzará su escalada de acoso y derribo en todos los formatos posibles: correo postal, cartelería, redes sociales y un largo etcétera que pone nerviosos a muchos ciudadanos y en  guardia a los correctores de textos.

Y es que, el gran número de mensajes propagandísticos e impactos que recibimos en campaña electoral diariamente provoca cierta saturación. Y si no, que se lo digan a @alemanita. El pasado día 5 de marzo, este usuario de Twitter lanzó un mensaje sobre la posibilidad de darse de baja del censo electoral que emplean los partidos políticos para mandar su propaganda por correo y la información, en tan solo un día, fue compartida más de dos mil veces.

Eso sí, más indignante que la cantidad de dicha propaganda es el hecho de que esta esté mal redactada o presente errores gramaticales de bulto.

Faltas de ortografía que pueden espantar al electorado

Sonado fue el caso, hace ya varios años, de la cartelería del candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán por aquel entonces, en la que se podía leer: «Elije el camino hacia tus derechos». Aunque no ha sido el único, el «Dicho i Hecho» del texto del PSPV-PSOE en la localidad castellonense de Villarreal es otro para recordar, así como el «españa» de Ciudadanos detectado y compartido en Twitter por @LaVozDeLarra en 2016.

El PP en Valencia también metía la pata en la campaña electoral de 2015 cuando imprimía en su propaganda electoral por buzoneo financión en lugar de financiación.

Este tipo de faltas o deslices ortográficos en los mensajes propagandísticos ponen en tela de juicio la profesionalidad no solo del propio candidato, sino de todo su equipo, que, además, es objeto de burla por parte de la oposición. Al fin y al cabo, ¿tanto le cuesta a un partido político contratar los servicios de correctores de textos profesionales?

Correctores de textos que hacen mucho por una campaña electoral

Toda formación política que concurra a unas elecciones generales debería contratar los servicios de un equipo de correctores de textos con experiencia en la materia, al menos si quiere garantizar la idoneidad de todos sus mensajes propagandísticos durante la campaña electoral.

Los correctores de textos se encargarán de revisar todos y cada uno de los contenidos que vayan a ser publicados en cualquier medio o formato para:

– Garantizar una ortografía adecuada.

– Ajustar la tipografía.

– Asegurar la limpieza del mensaje: legibilidad, comprensión, etc.

– Eliminar repeticiones o incongruencias.

– Evitar inexactitudes.

– Adecuar el texto al público/target y objetivos precisados por la formación.

Los textos definen a las personas o corporaciones que los escriben. Si como candidato o candidata, o como partido político, vende seriedad, confianza y profesionalidad, lance un mensaje a la altura de las expectativas: la ciudadanía se lo agradecerá.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email