A pesar de representar el grueso de los servicios de corrección por ser los más demandados, pocos profesionales saben diferenciarlos.

Escritores, redactores, copys…, la mayoría pregunta por las diferencias que entrañan ambos tipos de corrección antes de contratar nuestros servicios profesionales.

Como bien saben, en Corrector Oportet nos gusta ser transparentes; por eso, vamos a intentar aclarar ciertos conceptos.

Servicios de corrección que garantizan textos legibles y sin errores

Ambos son imprescindibles para cualquier autor que desee publicar un libro con éxito o para toda empresa que busque la calidad a través de sus contenidos. Los servicios de corrección de estilo y corrección ortotipográfica garantizan no solo la publicación de un texto sin errores, perfectamente escrito de acuerdo con la norma, sino su perfecta legibilidad en función del público al que vaya dirigido.

Entre los profesionales, se dice que el primero de ellos, el que tiene que ver con la corrección de estilo, es recomendable, mientras que el segundo, el que corresponde a la corrección ortotipográfica, es vital. En Corrector Oportet creemos que ambos son imprescindibles para garantizar un trabajo de calidad y de acuerdo con las expectativas del cliente.

Pero ¿en qué consiste cada uno de ellos?

La corrección ortotipográfica o cómo eliminar faltas

Simplificando un poco, podríamos decir que el profesional que aborda la corrección ortotipográfica revisa el texto para corregir los errores ortográficos y de puntuación, lo más básico, por así decir.

Y lo hace en virtud de las normas de la Real Academia Española (RAE), frecuentemente actualizadas, sobre todo en los últimos tiempos, por lo que no resulta tarea fácil.

Estamos hablando de la ortografía y de los recursos tipográficos, de tildes, de la correcta escritura de símbolos y cifras, de títulos de obras, de fechas, de numeraciones y de un largo etcétera.

Sin embargo, no es su única labor, también unifica criterios, como por ejemplo el uso de cursivas o comillas a lo largo de toda la obra; revisa la bibliografía y el índice, sin fuera necesario, y se asegura de eliminar huérfanas y viudas.

En el caso de haber contratado una segunda revisión, con el libro ya maquetado o sobre prueba impresa, además de verificar íntegramente las correcciones mencionadas, el profesional procederá a la comprobación de fallos tales como palabras cortadas, distribución de pies de imágenes, etc.

La corrección de estilo: un plus de calidad para sus textos

La corrección de estilo, sin embargo, va más allá.

Lejos de lo que pueda pensar, no se trata de reescribir su obra ni modificar su esencia, ni mucho menos, sino de enriquecer el texto sin eliminar un ápice de su personalidad o estilo.

El trabajo de un profesional de la corrección de estilo se basa en la eliminación de vocabulario inexacto, de redundancias y repeticiones, de falta de concordancia o de muletillas, tratando así de agilizar la lectura y facilitar la comprensión del contenido por parte del lector.

Por otra parte, intentará aumentar el valor añadido del contenido aportando riqueza léxica y recursos sintácticos o fónicos que aumenten la calidad y la musicalidad del contenido.

El corrector de textos podrá abordar una tercera revisión más exhaustiva y metódica si además el autor desea que su texto responda a las directrices de un libro de estilo concreto o que cuide en extremo el lenguaje de género, inclusivo, etc.Ahora que ya sabe distinguir la corrección ortotipográfica de la corrección de estilo, solicite un presupuesto a su medida.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email