Partimos de la base de que todo usuario de internet con presencia en alguna de las redes sociales del momento quiere escribir bien. No hay que ser corrector profesional de textos ni redactor experimentado para albergar ese deseo que, por otra parte, dice mucho de quien quiere compartir sus experiencias y, además, hacerlo bien.

Sin embargo, la cosa se pone más seria cuando quién escribe en Twitter, Facebook o Instagram lo hace en nombre de una marca comercial o institución, incluso en su propio nombre pero con un objetivo comercial, como es el caso de los denominados influencers.

En estos últimos supuestos, escribir bien en las redes sociales es una obligación, no solo porque su reputación y la de quienes representa está en juego, sino porque han de servir de ejemplo para toda una comunidad de usuarios que valora la calidad del continente y del contenido.

Sigue estas ocho recomendaciones y cúrate en salud; palabra de corrector de textos

Tanto si tu labor profesional es contribuir a la presencia online de una empresa, organización, administración, etc., en calidad de copy, community manager o social media manager, como si tus ingresos dependen de la influencia que ejerzas en las redes sociales, abraza estos pequeños consejos a la hora de escribir; sin duda, aumentarás tu reputación, la calidad del mensaje y la confianza del usuario que te lee.

  1. Lanza mensajes sencillos, claros y concisos. La brevedad está muy valorada en redes sociales, así que ve al grano y no te andes por las ramas.
  2. Cuidado con las dobles interpretaciones. No todo el mundo capta la ironía en un mensaje ni tampoco todo el mundo sabe plasmarla correctamente, por lo que pueden darse malos entendidos derivados de interpretaciones erróneas. Ahórrate el disgusto y el tener que dar explicaciones.
  3. Revisa, revisa y revisa tu contenido hasta la saciedad. Errores de concordancia, faltas de ortografía…, no te puedes permitir este tipo de fallos. Puntúa y acentúa correctamente; también las mayúsculas y las etiquetas.
  4. Emplea la tecnología a tu alcance. Si es necesario, echa mano de un corrector automático antes de lanzar tu mensaje al mundo, no son fiables al 100 %, pero puede que te salven de un gran error. También puedes emplear herramientas de consulta fiables como las que brindan la RAE o Fundéu.
  5. Cuidado con tirar de términos que no usas habitualmente; quizás no signifiquen lo que estás pensando.
  6. Antes de reenviar, verifica, al menos si quieres dejar de contribuir a las extensas cadenas de noticias falsas que inundan la red.
  7. Contrata los servicios de un corrector profesional de textos. Si a pesar de todas estas recomendaciones, te ves incapaz de publicar contenidos a la altura de las expectativas, cuenta con la ayuda de profesionales correctores; trabajarás con mayor seguridad.
  8. Si te corrigen, agradece. Ponerse a la defensiva no soluciona nada, solo conseguirás trasladar una imagen equivocada de ti y de tu marca, así que admite el error y da gracias a los usuarios en cuestión por el apoyo prestado.