¿Desea solicitar un presupuesto a un corrector de textos y no sabe por dónde empezar? No se apure, es normal que le asalten las dudas si es la primera vez que acude a este tipo de servicios profesionales.

Para empezar, debe tener clara una cosa, y es que tan solo un corrector de textos que se dedique en exclusiva a esta actividad logrará para usted el objetivo deseado: revisar y pulir su manuscrito hasta que este sea impecable desde el punto de vista lingüístico.

Incluso podrá ayudarle a mejorar el estilo del escrito y adecuarlo, en mayor medida, a la finalidad pretendida.

Ni un corrector automático ni un redactor al uso podrán hacer ambas cosas por usted y por su obra. 

Si ya ha asumido como necesario este consejo, habrá dado el primer paso hacia la contratación de un servicio de corrección de textos efectivo y en el que confiar plenamente.

Ahora bien, ha dado usted con el equipo o corrector de textos indicado, ¿qué viene después? Averiguar cuánto le van a cobrar y por qué tipo de servicios de corrección. Y eso dependerá del tipo de proyecto, de su grado de maduración y de su extensión.

El presupuesto de un corrector de textos para currículos o para su primer libro

Estarán de acuerdo con nosotros en que no puede ser lo mismo corregir un currículum que una novela o un trabajo académico de investigación. No ya por su extensión, que también, sino por el tipo de contenido al que el corrector de textos debe enfrentarse.

En un trabajo literario, por ejemplo, intervienen factores emocionales y pinceladas artísticas que requieren un acercamiento más personal por parte del corrector de textos. Este prestará atención no solo a la gramática, la ortografía, la sintaxis o el léxico, sino también a la coherencia argumental o a la expresividad.

De hecho, el corrector de textos podrá trabajar exhaustivamente sobre su obra con servicios adicionales a la corrección ortotipográfica como la corrección de estilo, el informe de lectura o el asesoramiento editorial.

Mientras que si lo que desea es la corrección de una tesis doctoral o trabajo fin de grado, el corrector de textos deberá prestar mayor atención a aspectos como la adecuación de las nomenclaturas, los símbolos, el índice, los pies de página, la bibliografía, etc.

Por el contrario, en la corrección de currículos importará, sobre todo, la estructura, la claridad del texto, la brevedad y su atractivo a los ojos de un profesional de los recursos humanos.

En definitiva, el corrector de textos se acercará a los diferentes trabajos de forma muy diversa teniendo en cuenta su tipología y proponiéndole un tipo de servicio adecuado a su trabajo y a los objetivos del mismo.

Esto redundará en el presupuesto final, que, en todo caso, podrá ajustarse a la capacidad adquisitiva del cliente, intentando no perder, por el camino, un ápice de excelencia en el servicio.

El grado de maduración y la extensión del trabajo, determinantes en el precio final

Además del tipo de trabajo que vayamos a presentar, es importante saber qué otros dos factores van a condicionar el presupuesto que deseamos pedir.

Si vamos a entregar al corrector de textos un manuscrito redactado, este nos proporcionará un presupuesto más económico que si debe, además de corregirlo, redactar ciertos capítulos a partir de documentación o testimonios sonoros, por ejemplo.

Lo mismo ocurre con la revisión de un currículum; ¿vamos a proporcionar al corrector de textos el currículum finalizado y listo para revisar o vamos a enviarle documentación sobre toda nuestra vida laboral para que el profesional la condense, organice, resuma y presente de forma adecuada? La diferencia es notable.

Como también lo es la extensión. De hecho, la mayoría de los correctores profesionales de textos presentan sus tarifas sujetas a un determinado número de palabras y paginación, de ahí que sea un dato importante que usted debe proporcionar a la hora de pedir un presupuesto cerrado.

Si desconoce este dato porque su trabajo precisa de ayuda experta para ser acabado, siempre podrá pedir al corrector de textos que le asesore sobre la extensión más adecuada en función de sus necesidades y capacidad económica.

Contacte con nosotros y envíenos una muestra de su escrito

En Corrector Oportet nunca le pediremos que nos envíe la obra completa para valorar el coste de nuestros servicios, sino que le solicitaremos una muestra: un extracto de un par de páginas para saber de qué tipo de contenido estamos hablando y su grado de desarrollo.

También le pediremos la paginación total y el número de palabras. Si lo desconoce porque estamos hablando de una obra inacabada, no se preocupe, le asesoraremos sobre la extensión más adecuada para usted y su manuscrito.

A partir de ahí, le propondremos distintos servicios a los que tiene acceso, desde el más básico hasta el más completo, para que pueda elegir en función de su ambición y posibilidades.

No lo dude, si necesita pedir presupuesto a un corrector profesional de textos, contacte con nosotros.