Ha dado por finalizada la etapa de redacción de su novela, su TFG (Trabajo Fin de Grado), los contenidos de su página web o la memoria anual de su empresa y ha decidido que necesita la pericia de un profesional experimentado que lleve a cabo la corrección de textos adecuada. Le felicitamos; hay quien, desafortunadamente, jamás llega a esta conclusión.

Sin embargo, salvada dicha etapa, varios interrogantes se ciernen sobre usted: ¿cómo debo contratar un servicio de este tipo?, ¿qué corrector de textos es el más apropiado para mí?, ¿qué tipo de corrección debo solicitar? Para resolver estas y otras cuestiones, siga leyendo; si después le quedan dudas, siempre podrá contactar con nuestro equipo de corrección de textos para aclarar cualquier detalle.

¿Qué puede hacer un corrector de textos profesional por nuestra obra?

Por muchas horas que hayamos dedicado a la redacción de un texto o contenido digital, por mucho que lo hayamos revisado, siempre nos dejaremos en el tintero algunos errores.

Ser un buen escritor o redactor no implica saberlo todo acerca de las reglas ortográficas y gramaticales de nuestra lengua ni del estilo más apropiado para la consecución de objetivos concretos ni de los entresijos del posicionamiento web, si es que necesita, además, de este tipo de soluciones; sin mencionar que la revisión de un texto necesita de una mirada objetiva, fresca y muy entrenada.

¿Podría subsanar una errata de la que tan siquiera es consciente? No, ¿verdad? Por eso necesita usted un corrector de textos.

Un equipo formado por profesionales con amplia experiencia y muchas obras y trabajos de redacción a sus espaldas podrá eliminar erratas y faltas de ortografía, errores de sintaxis o viudas y huérfanas; mejorar la puntuación, enriquecer el texto léxicamente, dotar de coherencia al conjunto de la obra en el uso de criterios y elementos como las comillas, las referencias bibliográficas, etc., revisar la numeración, cuidar los elementos gráficos o evitar los espacios en blanco, entre otras consideraciones.

En definitiva, un corrector de textos le ayudará a transmitir, de forma impecable, lo que verdaderamente quiere decir a través de un texto perfectamente redactado y efectivo.

Todo redactor o escritor debe tener en cuenta algo muy importante, y es que una buena corrección de textos no modificará el grueso del contenido ni el estilo del autor o autora.

El profesional a cargo del trabajo tampoco tendrá por qué redactar, editar, maquetar, comprobar datos históricos o asesorar a no ser que el cliente le demande estos servicios añadidos. De hacerlo, equipos como el de Oportet podrán prestarle este tipo de tareas adicionales (redacción, corrección de estilo, corrección de pruebas, informe de lectura, asesoramiento editorial, etc.); sin embargo, está en manos del escritor o redactor solicitarlos al margen de los servicios propios de corrección ortotipográfica.

¿Qué corrector de textos es el más idóneo en mi caso?

No importa qué tipo de obra haya escrito, qué tipo de contenido o trabajo, nuestra recomendación es que confíe siempre en un corrector de textos o equipo de correctores especializado o con amplia experiencia en el sector.

Amar la literatura no es bastante, haber leído muchos libros tampoco, ser periodista, lingüista o incluso haberse formado como corrector profesional no son criterios suficientes a tener en cuenta para elegir a la persona adecuada.

Guíese por sus años de trayectoria profesional, por las recomendaciones y por su intuición. Si cree estar hablando con una persona honesta, seria y capaz de aconsejarle, debería confiar en ella. Si además esa persona o equipo es capaz de brindarle un tipo de corrección especializada así como servicios adicionales, habrá dado en el clavo, pues tendrá cubiertas necesidades actuales y futuras.

¿Cómo solicito un presupuesto a un corrector de textos?

Para solicitar un presupuesto de un trabajo de corrección y que este sea lo más ajustado posible, tendrá que indicarle al profesional elegido la longitud del contenido (en número de palabras o millares de caracteres con espacios), la fecha de entrega del trabajo y el tipo de servicio que necesita, tal y como hemos indicado anteriormente.

Es decir, tendrá que trasladar al corrector de textos si requiere simplemente un servicio de corrección ortotipográfica o, además, un servicio de corrección de estilo (totalmente recomendado), asesoramiento editorial, etc.

También es común que el corrector le pida ver el texto o al menos una parte, por ejemplo una página, para valorar el contenido y hacerse una idea del grado de revisión e intervención que necesita y, por tanto, del tiempo que deberá emplear para conseguir un resultado satisfactorio.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email