La ortografía sí afecta al posicionamiento, y quien diga lo contrario es que subestima el poder del gigante tecnológico Google para decidir qué contenidos merece la pena destacar y cuáles no. La corrección de textos debería ser inherente a la redacción de los mismos en una web o blog, sobre todo si esta es profesional.


Correctores de textos web
y la polémica en torno a las faltas de ortografía

El principal motor de búsqueda, aquel al que echamos mano en cuanto tenemos la ocasión, define como contenido de calidad aquel que reúne, al menos, las siguientes características en cuanto a fondo y forma:

– Que sea útil y relevante, que genere interés.

– Bien estructurado.

– Que contenga palabras clave y enlaces de calidad.

– Con una extensión adecuada.

– Con imágenes que apoyen al texto.

En un principio, la calidad gramatical no parece influir directamente en el famoso algoritmo que emplea Google para decidir su ranking de páginas web y blogs; sin embargo, no habrá experto en la materia, es decir, en SEO (Search Engine Optimization), que no recomiende la excelencia ortotipográfica y de estilo en los contenidos web para garantizar su éxito (a menudo, previa contratación de un servicio de correcciones profesionales de textos), y eso se debe a que, indirectamente, Google sí presta atención a esta cualidad.

La forma en la que lo hace y, sobre todo, en la que debería hacerlo, es objeto de polémica entre correctores de textos y analistas SEO, pues las teorías planteadas sobre el peso de la gramática en el posicionamiento son varias, y las necesidades de adaptar el algoritmo a una solución definitiva y en la que no quepan dudas, una reivindicación unánime.

Entonces, ¿por qué debe preocuparle la corrección de textos corporativos?

Es cierto que existen varias opiniones respecto a la ortografía y el estilo de los contenidos y su influencia en el ranking de Google; sin embargo, podemos afirmar que existe una relación indirecta, y no por ello equívoca, entre los errores de ortografía y de estilo y la valoración que el buscador concede a una determinada página web. Se lo explicamos brevemente.

Google basa las búsquedas en palabras clave; si la página web de nuestra empresa contiene términos decisivos en el posicionamiento escritos de manera incorrecta, difícilmente entrará en los primeros puestos del ranking, de hecho, Google podría ignorarla por completo, ya que cuando escribimos un término incorrectamente, la aplicación tecnológica, automáticamente, nos devuelve las búsquedas utilizando el término adecuado.

Por otra parte, Google no emplea a un ejército de correctores de textos web para analizar una por una las faltas de ortografía de un contenido como tal, pero los usuarios sí prestan especial atención a este detalle.

A nadie le agrada leer un contenido repleto de errores gramaticales o de complicada lectura, y mucho menos compartirlo en redes sociales. Si esos contenidos están alojados en la web corporativa de una empresa denotarán, además, falta de rigor, de seriedad y poca profesionalidad, creando un rechazo frontal del usuario frente a la marca. Como ve, es para pensárselo dos veces, ¿verdad?

Nuestro consejo es que contrate un servicio de corrección de textos para empresas y garantice así la calidad de su página web o blog corporativo. Piense que, al fin y al cabo, esta es su mejor carta de presentación y un arma infalible para llegar a su público objetivo.

¿Desea contratar un servicio de corrección de textos para páginas web de empresas y no sabe por dónde empezar? Contacte con nosotros, le atenderemos encantados.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email