Si bien es cierto que una aplicación para el móvil o un sistema automático no pueden sustituir a un corrector profesional de textos, sobre todo cuando hablamos de contenidos de cierto empaque —una novela, una tesis doctoral o un catálogo de servicios empresariales—, sí pueden ayudar al usuario a mejorar su nivel de gramática en aspectos cotidianos.

No nos interprete mal, no es que sucumbamos a las nuevas tecnologías como la fórmula definitiva hacia la calidad lingüística y literaria —como correctores profesionales de textos, estaríamos tirándonos piedras contra nuestro propio tejado y admitiendo una realidad que no es tal—. Simplemente, queremos romper una lanza a favor de ciertas herramientas que pueden sacar a todo usuario de un apuro.

Nos referimos a esos mensajes instantáneos que mandamos a familiares, amigos o al grupo de WhatsApp del trabajo, a las decenas de correos electrónicos que intercambiamos con clientes y proveedores o a los pies de foto que acompañan a nuestras publicaciones en las redes sociales. Es decir, a todo ese contenido que generamos diariamente de forma espontánea y que más nos vale escribir adecuadamente si queremos conservar intacta nuestra reputación.

Las apps móviles ortográficas, las más valoradas

Puesto que el uso del teléfono inteligente como soporte para todas nuestras comunicaciones es cada vez mayor, no es de extrañar que ciertas aplicaciones móviles sobre ortografía se hayan convertido en las más valoradas y demandadas por los usuarios.

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA), institución sin ánimo de lucro que tiene como principal objetivo impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación y que trabaja asesorada por la Real Academia Española, presentaba hace ya varios años una aplicación para resolver dudas lingüísticas de forma gratuita.

La RAE, por su parte, también cuenta con su propia herramienta, DEL, que pone a nuestra disposición, de manera gratuita, la 23.ª edición del Diccionario de la lengua española. Por cierto, que esta app facilita el acceso a la obra sin conexión a internet y está disponible para Apple y Android.

Y también las hay con humor, como la aplicación lanzada por @lavecinarubia para fomentar el uso corrector de la lengua española con humor o, como su creadora señala, «aprender, escribir bien a través del móvil y tener pelazo».

Vamos, que si no escribe bien a través del móvil, es porque no quiere.

Comparte este artículo ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email